Blog

El compositor del mes, Anton Dvořák

Inauguramos la sección “El compositor del mes” y no podríamos empezar de otra manera que con Anton Dvořák. Este compositor nos está acompañando esta temporada (y nos está haciendo disfrutar y sufrir a partes iguales) con su 8ª Sinfonía.

Este post no va dirigido únicamente a músicos o a los asiduos al auditorio Nacional, sino a todos, melómanos, amantes de la música clásica o del reggaeton. Porque la música clásica no es solo Mozart o Vivaldi.

Al más puro estilo de YouTube con su 50 Questions tag os presentamos 50 cosas (o quizás alguna menos) que no conocías sobre Anton Dvořák.

 

1. ¿Quién es Anton Dvořák?

Dvořák está considerado como el principal compositor del nacionalismo checo. Nació en Nelahozeves (a setenta kilómetros de Praga, en la región de Bohemia) el 8 de septiembre de 1841.

 

2. ¿Cómo fue su infancia y juventud?

De la misma manera que muchos genios (y como empiezan la mayoría de las películas), Dvořák no tuvo una infancia fácil o privilegiada. Pasó los primeros años de su vida en un ambiente campesino, escuchando e interpretando la música popular. Este entorno es lo que le sirve de inspiración para sus obras.

 

3. ¿Se esperaba que el joven Dvořak se dedicara a la música?

No. El cambio de dirección en su vida fue una sorpresa. Aunque en la familia había tradición musical, todos los predecesores de Dvořak eran carniceros o posaderos y se esperaba que continuara con la tradición familiar. Sin embargo, el talento musical de Dvořak le llevó a estudiar en la Escuela de Órgano de Praga.

 

4. ¿Cómo fue su vida personal?

Aquí comienza la parte interesante para muchos. Su vida amorosa (con similitudes con otro genio de la música clásica, Mozart) tampoco fue sencilla. Fue durante las clases de piano que impartía a la familia Cermak cuándo se enamoró de Josefina, la hermana mayor. Sin embargo, la historia no acabó bien: esta se casó con otro hombre y en respuesta, Dvořak escribió un ciclo de canciones, Cipreses, en las que expresaba su angustia. A pesar de todo, continuó dando clases en la familia y comenzó una relación más cercana con la hermana menor de Josefina, Anna, con la que finalmente se casó.

 

5. ¿A qué se dedicaba antes de ser un compositor de éxito? 

En la Escuela de Órgano de Praga se formó como interprete de piano, órgano y viola. Sin embargo, pronto dejó la escuela por falta de dinero y se ganó la vida como intérprete de música popular en restaurantes y salones de baile.

Además, estuvo durante nueve años en la Orquesta del Teatro Provisional Bohemio dirigida por Bedrich Smetana, tocando la viola.

 

6. ¿Cómo era su personalidad como compositor?

A pesar de su enorme talento, o gracias a ello, Dvořak era extremadamente auto-crítico. Tanto que destruyó gran parte de las obras que escribió mientras aún se formaba con sus maestros.

 

7. ¿Sus obras tuvieron éxito?

A diferencia de otros artistas, Dvořak sí tuvo reconocimiento en vida. Ganó hasta en tres ocasiones una beca del gobierno austriaco (una de ellas gracias a su Sinfonía N.º 3). En el jurado que las evaluaba estaba Johannes Brahms con quien estableció una estrecha amistad. Gracias a este consiguió publicar algunas obras con el mejor editor alemán, Fritz Simrock.

 

8. ¿Dónde buscaba inspiración?

Para Dvořak, la inspiración tenia nombre y apellido, “Villa Rusalka”.

 

Josefina Cermakova, ahora parte también de su familia, invitó a Dvořak a visitar su castillo Vysoka near Pribram, en el pequeño pueblo de Vysoka. Este quedó tan encantado con el lugar que decidió comprar parte del terreno donde construyó su residencia de verano, “Villa Rusalka”. Este lugar le sirvió de inspiración para muchas obras, entre ellas la ópera Rusalka, la segunda serie de las Danzas Eslavas, y las Sinfonías No 7 y No 8.

 

9. La Octava Sinfonía , ¿cómo se describiría en una palabra?

 Natural.

Muchos compositores, al menos desde Beethoven con la Pastoral, han escrito una sinfonía que destaca dentro de su obra como pacífica, simple y natural. La Octava de Dvořak es un ejemplo de ello. Esta sinfonía refleja el humor más feliz del compositor y una continuación del compromiso con el nacionalismo checo de su música.

 

10. ¿Cómo se conoce comúnmente a la sinfonía?

La Sinfonía Nº 8 se conoce también como la Sinfonía inglesa, a pesar de ser quizá las más bohemia de todas sus sinfonías.

 

11. ¿Cuánto duró la composición de la sinfonía?

¡La Sinfonía Nº 8 fue una composición relámpago! Fue compuesta únicamente en dos meses, entre agosto y noviembre de 1889, en la casa de verano en Vysoká, alejado de las presiones profesionales de la vida urbana.

Sólo le llevó doce días componer el primer movimiento, otra semana el segundo, cuatro días el tercero y seis días el final. La orquestación fue terminada seis semanas más tarde.

 

12. ¿Cómo fue el estreno de la obra?

La sinfonía fue estrenada en Praga y dirigida por el propio Dvořak.

 

13. ¿Qué impacto tuvo la Octava Sinfonía en su vida profesional?

Dvořak presento esta Sinfonía como su “ejercicio” cuando recibió el doctorado honoris causa por la Universidad de Cambridge. Esta obra se interpretó en la ceremonia de presentación junto con su Stabat Mater. Este fue un momento clave en su vida profesional y él mismo lo recordaba de esta manera:

 

“Nunca olvidaré cómo me sentí cuando me hicieron doctor en Inglaterra. Nada excepto la ceremonia y nadie excepto doctores. Todos los rostros estaban serios y me parecía que ninguno sabía ninguna otra lengua que el latín. Miraba a la derecha y a la izquierda y no sabía a quién debía escuchar. Y cuando me di cuenta de que todos me hablaban a mí, experimenté un gran impacto y me sentí avergonzado de no saber latín. Pero cuando pienso en eso hoy, me río, y pienso que componer Stabat Mater es, después de todo, más que saber latín”.

 

14. ¿Qué ocurre después de su éxito en Europa?

Su creatividad y su búsqueda continua del progreso le llevaron a Estados Unidos. Fue durante varios años director del Conservatorio Nacional de música en la ciudad de Nueva York.

Este viaje marca el periodo más significativo de su vida y allí deja una enorme huella musical. Hoy, se le recuerda todavía con una estatua en Stuyvesant Square Park, cerca de donde residía en 327 East 17th Street.

 

15. ¿Qué influencia tuvo este viaje en su obra?

Mientras trabajaba en la ciudad de Nueva York, se inspiró en los sonidos de los Nativos y Afro Americanos y compuso una de las Sinfonías más conocidas, La Novena o la Sinfonía del Nuevo Mundo.

Dvořak fue un visionario. En su búsqueda de una música “Americana”, y en contra del pensamiento de su tiempo, se inspiró en los espirituales negros. Fue uno de sus estudiantes, Henry “Harry” Thacker Burleigh quien posteriormente sería compositor de música afroamericana, quien le introdujo las melodías de espirituales y canciones de plantación. Esta influencia de espirituales, como Swing Low o Sweet Chariot, puede apreciarse en el primer movimiento de la Sinfonía del Nuevo Mundo.

“En las melodías negras de América puedo descubrir todo lo que es necesario para la gran y noble escuela de la música”.

Entrevista a Juan Antonio Simarro González, Sinfonía por un mundo mejor

El próximo jueves 2 de marzo podréis disfrutar del “Concierto por un mundo mejor” de la orquesta JOECOM en el auditorio nacional. El concierto tendrá como obra principal la sinfonía del compositor español Juan Antonio Simarro “Por un mundo mejor”. Juanan, como le llaman sus amigos, nos cuenta hoy de primera mano en una entrevista su trayectoria musical y su obra:

1. Cuéntanos un poco sobre ti, ¿cómo llega uno a ser compositor?

Nací en Tenerife aunque vine a Madrid a los 4 años, así que me considero un “gato -canario”. Siempre supe que quería ser músico, sobre todo compositor. Recuerdo que iba al colegio con 9 años y por el camino pensaba melodías, siendo consciente de que debía estudiar mucho para darle forma a esas ideas. Ahora tengo la suerte de poder plasmar las melodías en un papel y que una orquesta las interprete, pero por fortuna todavía me queda mucho por aprender.

 

2. ¿Cómo la conociste a la JOECOM y que experiencias has tenido con la orquesta?

En una entrevista para una radio de Soria, conocí a Alejandro Puerta Cantalapiedra. Me sorprendió lo bien documentado que estaba y lo bien que había preparado la entrevista. Comenzamos a hablar también de sus proyectos entre los que estaba la “orquesta JOECOM” en sus primeros meses, cuando tan sólo eran unos cuantos músicos pero con muchísimas ganas de compartir grandes momentos.

Me pareció una idea preciosa, y enseguida me ofrecí para ayudar a que creciera. Esta orquesta está compuesta por jóvenes que valen muchísimo y que pueden aportar mucho a la música y a la nueva forma de entender los conciertos sinfónicos. Las reuniones del equipo directivo, los ensayos, la capacidad de esfuerzo de los músicos que compaginan sus carreras y la música, son un ejemplo para muchos jóvenes a los que animo a que conozcan esta orquesta.

Todos juntos, nos propusimos hacer una “revolución JOECOM”, y llegar a hacer un gran concierto en el Auditorio Nacional. ¡Esos sueños los estamos cumpliendo, y así conseguiremos muchos más!

3. ¿Cuál es el papel del compositor en la actualidad?

Para mí, componer es comunicar de manera musical mis sentimientos. Además, si podemos ayudar y motivar a la gente para mejorar el mundo, ¿por qué no intentarlo? Así es como surgió la idea de la “Sinfonía por un mundo mejor”. Creo que en esta época, siendo conscientes de los problemas que hay, no podemos componer pensando sólo en nosotros , sino en aportar a la sociedad todo lo que podamos.

En la cuestión técnica, me veo como un “compositor artesano”, es decir, escribo cada nota que hay en la partitura desde la primera flauta hasta el último contrabajo, como se ha hecho siempre.

Últimamente ha surgido una tendencia en la que uno tiene una idea y luego se la orquestan 4 ayudantes, con lo que la composición no es personal, sino que se convierte en una industria en la que no se conoce a los verdaderos trabajadores. El resultado es magnífico, por supuesto, pero deberían firmarla los 5 , y no uno solo. No nos imaginamos a Falla o a Wagner con ayudantes, ¿verdad?.

Por eso pienso que la esencia de la composición sinfónica es pensar en cada nota y a qué instrumento le corresponde tocarla, para así poder comunicar mejor la idea principal. Es algo mágico que espero que no se pierda nunca.

En la cuestión de ventas es algo más complejo. El compositor de hoy en día no sólo se dedica a la música, como muchos otros profesionales, le toca aprender de todo lo relacionado con las redes sociales para dar a conocer su trabajo. Antes, la composición era “un 2% de inspiración y un 98% de expiración”. Ahora sería más bien… “un 2% de inspiración, un 48% de expiración y…un 50% de redes sociales y marketing”!

 4. ¿ Hacia donde tiende la música clásica en la actualidad?

Llevamos muchos años de “dictadura atonal” y creo que ya va siendo hora de que se vuelvan a abrir las puertas a la música compuesta desde el alma, y no sólo desde la técnica-matemática.

Fuera de España ya se han dado cuenta de eso hace mucho tiempo y se programa música con melodías, que llega al público de forma natural.

Aquí ,por suerte, también se están empezando a dar cuenta y cada vez hay más intérpretes que incluyen composiciones pensando en el público y no sólo en el virtuosismo técnico-sonoro.

La música se está haciendo más cercana, con lenguaje claro y directo. Animo a los programadores de las orquestas a que prueben con compositores melódicos y se darán cuenta de que el público vuelve a los conciertos.

5. Háblanos de la sinfonía, ¿Qué pretendes con ella?¿Qué te ha inspirado en cada uno de los movimientos?

Aunque soy optimista, sé que yo sólo no puedo cambiar el mundo. Por eso compuse la “Sinfonía por un mundo mejor”: el propósito principal es que si a la salida del concierto cada espectador siente la necesidad y el ánimo de mejorar, como mínimo, sus relaciones con su círculo más cercano, comenzaremos a conseguir entre todos un mundo más justo.

Cada uno de los movimientos tiene un significado y un propósito diferente. Considero que es importante que el oyente sea consciente de lo que se pretende transmitir en cada uno de ellos antes de escucharlos:

Obertura por los derechos humanos

A menudo olvidamos algo muy sencillo: “Todos los seres humanos somos iguales y tenemos unos derechos”. La composición anima a recordarlo para que entre todos podamos conseguir que todas las personas puedan vivir dignamente y con las mismas oportunidades .

El movimiento comienza con uno de los instrumentos más antiguos del mundo: el digeridoo. Durante la transición de la obra la orquesta se va uniendo poco a poco, hasta que el piano presenta la melodía principal. Finalmente toda la orquesta interpreta esa misma melodía representando a la humanidad caminando en la misma dirección para luchar por los derechos humanos.

Homenaje

Ojalá no hubiera tenido que componerla nunca. Surgió al conocer la trágica noticia de que cada 6 segundos un niño muere en el mundo.

Enseguida comencé a imaginar un coro de niños, lamentándose y pidiendo que les escuchemos. Cada 6 u 8 segundos suena un bombo que recordándonos la trágica noticia. A veces deja de sonar… pero más tarde suena con más intensidad.  Al final, el sonido de la orquesta va disminuyendo, como si de un último aliento se tratase.

El movimiento está dedicado a todas las personas que sufrieron y lucharon por hacer de este mundo un lugar mejor, tanto personajes históricos conocidos como nuestros familiares y amigos que ya no están con nosotros. También está dedicado a los que sufren en este mismo momento y nadie les escucha.

Desarrollo sostenible

Trata sobre la relación que hay entre el ser humano y la naturaleza. La estabilidad se ve amenazada por la locura consumista y destructiva con la que estamos castigando a la Tierra. Unas melodías calmadas se interrumpen por otras de carácter más negativo, representan la mano del hombre que no respeta los millones de años de convivencia.

Lo positivo es que ahora somos conscientes de que debemos y podemos cambiar el rumbo que llevamos para vivir todos en armonía. En este movimiento participan instrumentos arcaicos como el digerido o el djembé y finaliza con un canto optimista que nos anima a mantener un “desarrollo sostenible”. GREENPEACE ha participado cediendo sus imágenes para unirlas a la música en un fantástico vídeo editado por Juan Carlos Arévalo:

 

Un mundo mejor

El último movimiento tiene un carácter positivo, esperanzador y resume el espíritu general de toda la sinfonía.Los primeros compases representan la lucha continua que han tenido las sociedades de distintas épocas por conseguir un mundo mejor, aunque casi siempre, al final de esas revoluciones el esfuerzo de esas personas se ha visto diluido con el paso del tiempo. Cada nota lleva a la siguiente, igual que cada acto tiene su consecuencia. Ahora es el momento de conseguir un mundo mejor para todos, y para siempre.

A lo largo del movimiento van entrando melodías recordando a las anteriores partes de la sinfonía que se unen a las nuevas. Todo suma, y con el esfuerzo de cada uno de nosotros, unidos, podremos alcanzar el objetivo de conseguir “un mundo mejor”.

 

Finalmente me gustaría dar las gracias a la JOECOM por la entrevista. Animo a los lectores a visitar la página de JOECOM http://joecom.org/  y a seguir su actividad a través de las redes sociales.

Si te ha gustado la sinfonía y su objetivo te animo a visitar mi web www.juanantoniosimarro.com o la página de facebook  https://www.facebook.com/juanantoniosimarroficial/

Puedes contactar conmigo dándome tu opinión sobre la sinfonía y sobre cómo mejorarías el mundo. Como agradecimiento al comentario, será un placer para mí regalar el mp3 y las partituras de la composición de mi canal de youtube que elijas (https://www.youtube.com/user/jaSimarro) .